Valencia en  situación muy conflictiva


Maleta de viaje de Luis M.Baudouin Pamplona - Zaragoza - Teruel - ValenciaLa pequeña colonia de clérigos de Luçon tuvo que emigrar de Zaragoza a primeros de Enero de 1793.
Detrás quedaban las torres del Pilar, que Luis María Baudouin había podido contemplar durante tres meses... 

Delante más de 300 km teniendo que atravesar el Sistema Ibérico, con alturas superiores a  los 2.000m. los Picos de Javalambre, las heladas ventiscas de Teruel, carencia de ropa de abrigo, alimento, hospedaje, por rutas muchas veces inaccesibles y solitarias en el crudo invierno.Torres Mudéjares de Teruel

Se dirigían hacia el Mediterráneo. Su nuevo destino era Valencia. 
Cuando en Enero del año 1793 llegaron los clérigos de Luçon al Reino de Valencia, tuvieron noticias acerca de los últimos sucesos acaecidos.


 En Francia, su rey Luis XVI había sido guillotinado a manos de unos revolucionarios.

En España reaccionaron ante tales acontecimientos que nos tocaban de cerca porque además  nuestros Reyes eran primos del desaparecido rey de Francia.En la capital del Turia, donde había una gran colonia francesa  sobre todo de comerciantes, con estas y otras noticias similares estallaron motines, quema de tiendas y negocios dirigidos por extranjeros, revuelta de estudiantes. 

Se rumoreaba que ante lo ocurrido solamente quedaba la declaración de guerra, puesto que el gobierno francés había rechazado la mediación de España. Ya hablaban de reclutamientos, ir destinando tropas a las fronteras del Norte y a los  puertos del Cantábrico y del Mediterráneo.

Valencia, la cuarta ciudad del Reino con 80.000 habitantes, había florecido siempre  bajo el signo de cruces de culturas, razas y tradiciones vertía su hostilidad precisamente con aquellos que estaban más cerca.

Y fue  en ese momento preciso,  cuando llegaron los exhaustos caminantes que venían de Zaragoza. Ciertamente no tenía mucho sentido el haberles obligado a  desplazarse hasta allí.

Por supuesto que su destino no podía ser Valencia. El Arzobispo  Fabián y Tuero, de acuerdo con el  Capitán General había decidido enviar a las colonias de franceses al interior de la Sierra, hacia el Suroeste, lejos de los caminos más frecuentados, internando a los eclesiásticos en algún Monasterio. 

Era una medida de prudencia.

Así, pocos días después el  grupo de Luçon  recibió orden de dirigirse al Convento de los Dominicos de Agullent, lejos de la capital, en las cercanías de la Sierra de Mariola, zona limítrofe entre Alicante y Valencia


Anterior - Siguiente