Zaragoza
Septiembre 1792 a Enero 1793 


Llegaron a Zaragoza, populosa ciudad con más de 40.000 habitantes y muchos conventos donde poder acoger a los eclesiásticos exiliados. Los nombres de Pedro Martín y Luis María Baudouin aparecen en los Archivos Arzobispales, con fecha de 30 de Septiembre de 1792, dentro del grupo de Luçon. Les autorizan a celebrar Misa, para lo que les entregaban un estipendio, que les permitía pagar  los gastos de comida, alojamiento, ropa etc.... Los clérigos franceses no podían ejercer ninguna actividad apostólica, ni pastoral; no se lo  permitían las Leyes del Reino. Solamente uno del grupo de Luçon figura en la lista, como autorizado para confesar a los eclesiásticos del grupo francés: era Pedro Martín Baudouin, segun consta en los Archivos del Arzobispado.
Documento donde figura  Luis María Baudouin

Los recursos que  tenían para vivir eran  muy escasos y los exiliados a cargo de la diócesis se contaban ya por miles. Venían además a agravar la situación del clero autóctono que ante la dura realidad se empezaba  a resentir fuertemente. Las tensiones se agudizaban. A situación tan precaria vino a unirse repetidas veces, la acusación ante el Inquisidor General de relajamiento y de  ciertas actitudes exigentes por parte del clero francés que no se plegaba a la recta observancia de la vida conventual, se manifestaba con aires de frivolidad,  y andaba por entre el pueblo  propagando ideas revolucionarias. El ambiente se fue enrareciendo,  de tal modo que incluso el propio Arzobispo  Lezo y Palomeque, se mostró más estricto e  intransigente con la colonia de clérigos franceses. Solamente se hacía responsable de los que estuviesen alojados en Conventos. 

El Palacio Arzobispal junto a Capitanía G.
Libro de Registro Secretaría de Cámara A.D.Z 1784-1798

 

    Archivo del Arzobispado de Zaragoza

El 27 de Noviembre el vicario Paillou, escribió una carta al Cardenal Lorenzana, Arzobispo de Toledo y Primado de España,  solicitando su ayuda. El texto, escrito en latín  recogía las dificultades por las que estaban pasando, y cómo en su grupo de Luçon tenían  seis clérigos muy enfermos. Pedían  asilo en un lugar tranquilo donde albergarse, poder rezar , dedicarse a la formación de su espíritu, y al mismo tiempo tener cubiertas sus necesidades básicas..
Ignoramos si hubo respuesta. Lo que si ocurrió fue que el 27 de Diciembre de 1792, en plenas Navidades un Edicto draconiano firmado por el Capitán General  de Aragón Duque de Alburquerque, expulsó a cuantos franceses no tuviesen destino en los conventos. Para marchar les daban un plazo de 12 días. Y de nuevo los hermanos Baudouin junto a sus compañeros de exilio  tuvieron que ponerse en camino. ¿ Hacia dónde?..

Anterior - Siguiente